Bultos en perros. ¿Quiste de grasa?

Bultos en perros. ¿Quiste de grasa?

Si no sabe que hacer en el caso de encontrar un bulto a su mascota, o si directamente se pone en el peor de los casos, este artículo puede servirle de información.

bultos en perros

Las preguntas que más nos rondan cuando nos encontramos en esa situación son”¿Mi perro tiene un bulto, ¿Qué hago?” ”¿Será grave?”
Parece que la mayoría de la gente piensa que los bultos son como extraterrestres de una película de ciencia-ficción y tenemos que deshacernos de ellos. Buscando información por la red, encuentro que todos los artículos hablan de cirugía, pero ninguno de su prevención o una alternativa que no conlleve pasar por quirófano.

La mayoría de bultos que se encuentran en perros son lipomas (acumulaciones de grasa debajo de la piel).

Un porcentaje relativamente pequeño de bultos terminan en la categoría de “malignos”. Pero no todos lo son, por eso no debe ponerse en el peor de los casos si encuentra un bulto en su mascota, acuda al veterinario y deje que él le informe acerca de lo que su peludo tiene.

Consejos sobre el quiste de grasa canina

Los perros con más riesgo
Los quistes de grasa tienden a encontrarse en perros senior. Esto podría ser debido a que no son tan activos como los perros más jóvenes. Las hembras están en mayor riesgo que los machos, y los perros con sobrepeso u obesidad son más propensos a lipomas que los perros que tienen un peso ideal. El doberman pinscher, schnauzer miniatura, labradores y las razas mezcladas parece que encabezan la lista de los perros con quistes de grasa. Los lipomas no se cree que sea un defecto genético.
Ubicación
Los lipomas se pueden encontrar en cualquier parte del cuerpo de un perro, pero se encuentran principalmente en el pecho, el estómago o la parte baja del abdomen y las patas. Por lo general, debajo de la piel.
La mayoría de los tumores crecen muy lentamente y no se diseminan por todo el cuerpo. Revise estos sitios comunes en su perro cada pocas semanas. Si usted nota un nuevo crecimiento, llévelo a su veterinario para una revisión.
Características
Los quistes de grasa suelen ser masas redondas que se mueven libremente debajo de la piel. Los bordes del tumor son generalmente suaves. Su perro no pierde el pelo en el tumor de grasa y no debe sentir dolor al tocarlo. La piel no se irrita. El tamaño de estos quistes no es consistente. Pueden ser muy pequeños o llegar a ser del tamaño de una bola de ping pong.

No se recomienda exprimir estos quistes, porque puede hacer que explote, causando una infección bacteriana en la piel que podría necesitar de un tratamiento por medio de antibióticos. Esto es lo último que queremos si su perro tiene uno de estos quistes.

Algunos perros pueden desarrollar dos quistes a la vez, otros hasta cinco o seis de forma continua y recurrente.
Tratamiento
Los quistes de grasa por lo general no amenazan la vida o son dolorosos, por lo que los veterinarios prefieren dejarlos donde están. Los riesgos y posibles complicaciones leves que están asociados con cirugías no merecen la pena para este tipo de lipomas. Si su perro va a ser anestesiado por cualquier otra patología, pueden seguir adelante y extirpar el tumor en ese momento.

Por lo general, el quiste debe ser supervisado por el dueño de la mascota todos los meses. Si hay un cambio repentino en su tamaño, comienza a sangrar, o llega a ser tan grande que tiene repercusión en el movimiento del perro, su veterinario puede decidir retirarlo.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies