Saltar al contenido

La importancia de la vacunación

vacunación en animales

Cuando se trata de la salud de su perro , lo más importante que debe hacer es que su mascota tenga todas sus vacunas al día. Muchas de las enfermedades caninas más peligrosos e infecciosas que conocemos pueden ser fácilmente evitadas con vacunas seguras y eficaces.
Calendarios de vacunación

vacunación en animales

Sería bueno si todas estas vacunas pudieran ser puestas en una sola inyección en el momento en que el cachorro nace. Por desgracia, no es tan fácil. Los cachorros, al igual que los bebés humanos, reciben cierta inmunidad con la primera leche materna. A diferencia de los seres humanos, sin embargo, la inmunidad se desvanece en el perrito muy rápidamente, durante las primeras semanas de vida. Es por eso que las vacunas tienen que tomar el relevo.

Sólo un veterinario profesional podrá decidir cuándo vacunar a su mascota. En general las vacunas comienzan a las seis semanas de vida. Muchas de las vacunas más importantes se pueden poner conjuntas, es lo que a menudo se llama la vacuna DHLPP. Algunas, como la leptospirosis y la rabia , requieren refuerzos anuales que serán una parte rutinaria de las revisiones veterinarias.
Enfermedades que se pueden prevenir con vacunas

La rabia es una enfermedad potencialmente mortal y altamente contagiosa, peligrosa para los seres humanos y para los perros. Aunque en España está erradicada, la rabia sigue siendo una enfermedad que infecta a muchos mamíferos en la naturaleza – y pueden picar e infectar a su perro sin vacunar. La primera debe ponerse cuando su cachorro tenga de 5-6 meses de vida; se requieren refuerzos anuales.

El moquillo canino fue una importante causa de muerte de los caninos en el pasado; Ahora es común sólo en los refugios de rescate y tiendas de mascotas. Pero sigue siendo ampliamente contagiosa en la naturaleza, por lo que siempre es un riesgo. El moquillo es una enfermedad devastadora que puede arruinar la salud de un perro, sobre todo su sistema nervioso. Un virus potencialmente mortal, se observa con mayor frecuencia en perros jóvenes – aunque puede ocurrir a cualquier edad. Se trata de la “D” en la vacuna DHLPP, que por lo general se pone entre seis y ocho semanas después del nacimiento.

Parvovirus canino; es uno de los virus más comunes y más difíciles de matar en el mundo, y cada especie tiene su propia versión. El ochenta por ciento de perros enfermados con parvovirus tienen un final fatal. Es un virus resistente que puede sobrevivir en objetos, tales como muebles, durante algún tiempo. Y puede matar en cuestión de días. Los anticuerpos maternos interfieren con la eficacia de la vacuna desde el principio, y a menudo hay una ventana de vulnerabilidad, diferente para cada cachorro , que cae entre el final del período de la inmunidad genética y el comienzo de la protección de la vacuna. Sólo un veterinario puede determinar qué tan temprano y con qué frecuencia su perro puede necesitar esta vacuna.

Leptrospirosis canina; es en realidad una bacteria – una espiroqueta, que pueden infectar a los humanos, así como los perros. El parásito en forma de espiral se replica en diversos órganos; cuando está en plena floración, puede causar insuficiencia hepática e incluso la muerte. Un refuerzo anual es necesario, y, en algunas regiones de alto riesgo, un refuerzo se necesita cada seis meses. Consulte con su veterinario acerca de la frecuencia con que su perro debe recibir esta vacuna. (Esta es la “L” en la inyección DHLPP.)

Adenovirus; es una enfermedad de la sangre que afecta negativamente al hígado. Inicialmente, el virus afecta a las amígdalas y la laringe, causando un dolor de garganta, tos, y ocasionalmente neumonía. Al entrar en el torrente sanguíneo, puede afectar a los ojos, el hígado y los riñones. La córnea – la parte clara de los ojos – puede aparecer turbia o azulada, una condición que los veterinarios llaman “la hepatitis de ojo azul.”Se trata de la “H” en DHLPP y requiere refuerzos anuales.

Parainfluenza canina; es otra infección de las vías respiratorias que es altamente contagiosa, pero relativamente leve y autolimitada (generalmente de cinco a 10 días). Por lo general, transmitida por las secreciones nasales de perros infectados, puede producir una tos persistente y provocar incluso bronquitis. Aunque no es terriblemente peligrosa en sí mismo, la parainfluenza puede abrir la puerta a otras infecciones oportunistas y problemas respiratorios; es por eso que la vacuna es una parte estándar de la vacuna DHLPP (la última “P”).

Traqueobronquitis infecciosa (” tos de la perrera “) es un complejo de virus que pueden causar, tos seca, que suena muy parecida a un resfriado de pecho en los seres humanos. Se transmite con mayor frecuencia en las perreras o en otras situaciones de grupo, y sólo es una condición seria si su perro es muy viejo, muy joven, o tiene un sistema inmunológico que ya está comprometido por otras enfermedades o parásitos. Por lo general se resuelve por sí solo, pero puede ser evitado por completo con vacunas regulares.

Coronavirus canino; es casi tan frecuente como el parvo, y casi igual de peligroso. Sus efectos pueden ir desde el equivalente de una fuerte gripe a una enfermedad terminal. La mayoría de los veterinarios la incluyen ahora en sus programas de vacunación, dándola a la par con la vacuna DHLPP (a veces verás que se refiere como “DHLPP + C”).

¿Son las vacunas seguras?

Puede haber algunos efectos secundarios – dolor en las articulaciones o los músculos, letargo, o una fiebre leve pueden persistir durante un día o dos. Estas reacciones no son serias, y su perro puede comer, beber y ejercer normalmente después de la vacunación.
La reacción más grave que puede aparecer es el shock anafiláctico, que se da en el momento de inyectar la vacuna. Su veterinario deberá reaccionar con rapidez e inyectar rápidamente el antídoto.

Existe cierta controversia sobre la conveniencia de las vacunas anuales; algunos expertos y defensores dicen que las vacunas anuales son innecesarias (que las inmunidades de la vacuna original duran toda la vida, como la mayoría de los seres humanos) e incluso puede dar lugar a reacciones alérgicas peligrosas en un pequeño porcentaje de perros. Pero los veterinarios más experimentados afirman que las vacunaciones anuales tienen beneficios que superan con creces los riesgos

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies