Osteoartritis en perros y gatos

Osteoartritis en perros y gatos

¿Qué es la osteoartritis?

La osteoartritis es un problema muy común en an

imales pequeños, como lo es en los seres humanos. Se ha estimado que alrededor del 30-50% de los perros y gatos se verán afectados por la osteoartritis en algún momento de sus vidas. La enfermedad causa la degeneración de las articulaciones a largo plazo. A diferencia de los seres humanos, donde la artrosis suele estar relacionada con el envejecimiento y “desgaste” de las articulaciones, la osteoartritis en los perros por lo general tiene causas subyacentes que pueden incluir la displasia de codo o la displasia de cadera, rotura de ligamentos y problemas traumáticos, tales como huesos rotos. Los gatos son más comúnmente afectados por ‘desgaste’ y por lo tanto tienden a ser más afectados en comparación con los perros.

¿Cuáles son los síntomas de la osteoartritis ?

Los signos o síntomas de la osteoartritis son la rigidez, cojera y dolor. La rigidez y cojera suelen ser especialmente evidentes después de un período de descanso , especialmente si se ha producido ejercicio anteriormente. La rigidez a menudo tiende a presentarse al cabo de unos minutos. El dolor en las articulaciones asociado con la osteoartritis puede manifestarse de varias maneras, incluyendo gimidos, sueño agitado y el comportamiento alterado (incluyendo agresión ) . La renuncia a subir escaleras , saltar y el ejercicio son características adicionales.

¿Sufren todos los perros y gatos dolor o cojera?

Una vez que la osteoartritis se ha iniciado es una enfermedad que no se puede curar y afectará al animal para el resto de su vida . Sin embargo, la artrosis se puede dividir en dos formas ( 1 ) artrosis activa crónica que causa dolor y cojera y ( 2 ) la osteoartritis silenciosa crónica que puede causar rigidez , pero no el dolor o la cojera . Es posible que un perro o un gato tenga la forma silenciosa de la osteoartritis durante largos períodos con ataques ocasionales de la forma activa que puede desarrollar, por ejemplo, debido a un exceso de ejercicio y un esguince de la articulación artrósica .

¿Cómo se diagnostica la osteoartritis?

La detección de evidencia de dolor en la manipulación de las articulaciones artríticas es una característica importante que ayuda a distinguir las formas activas y silenciosa de la enfermedad. Las radiografías (rayos X) son el método más común para diagnosticar la osteoartritis y descartar otras posibles causas de dolor en las articulaciones y cojera. Las características de las radiográficas incluyen típicamente la formación de hueso anormal alrededor de la articulación.

¿Cómo se trata la artrosis?

La osteoartritis no se puede curar, el objetivo del tratamiento es la de convertir la artrosis crónica activa en la osteoartritis silenciosa crónica. Como esta enfermedad suele ser dolorosa, se preescriben analgésicos. A largo plazo, estos pueden reducirse o suspenderse, aunque en algunos animales es necesaria la medicación a largo plazo. El ejercicio moderado es muy importante. Al principio, cuando una articulación duele es necesario disminuir el ejercicio. A largo plazo, es muy importante aumentar gradualmente el ejercicio tanto como sea posible. Esto permite que las mascotas se mantengan en forma y activas y disfruten de una buena calidad de vida. Sin embargo, la actividad excesiva debe evitarse ya que esto podría causar dolor agudo. El control de peso es también muy importante. Las mascotas que tienen un peso ideal tienen un menor número de episodios dolorosos y de menor progresión de la osteoartritis que los animales con sobrepeso. Los complementos alimenticios como la glucosamina y condroitrina sirven para mejorar los sintomas a largo plazo. La fisioterapia y la hidroterapia pueden ser útiles en algunas mascotas para ayudar a mantener la aptitud y la masa muscular. Estas terapias deben ser discutidas cuidadosamente con su veterinario antes de ser iniciadas, para evitar empeorar las articulaciones del animal.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies